MAR OTRA VEZ «NO HE OLVIDADO COMO JUGAR EMBARRADO». NOVETATS SETMANA 48, NOVEMBRE 2015.

LP – Mar Otra Vez «No He Olvidado Como Jugar Embarrado»

mar otra vez no he olvidado como jugar embarradoYa es oficial. Mar Otra Vez se reunirán en 2015 con motivo del trigésimo aniversario de su primer mini LP, No he olvidado como jugar embarrado/Fiesta del diablo y el cerdo (Grabaciones Accidentales, 1985). Javier Corcobado lo anunció ayer en su perfil de Facebook. No hay más datos, ni qué formación será la que se reúna, ni si por fin se reeditará la discografía de esta banda que por primera vez en España aunó las influencias de la no wave neoyorkina, con James Chance & The Contortions como grupo de cabecera, el estallido vocal de Alan Vega en Suicide y el after-punk/blues de The Birthday Party, formación australiana liderada por Nick Cave.

Cuatrocientosveintinüeve Engaños, la antesala de Mar Otra Vez

Mar Otra Vez era la sucesora de una formación mítica de la Movida Madrileña, Cuatrocientosveintinüeve Engaños, afín a La Fundación, y que por ironías del destino dejó sin publicar el EP que habían prometido. Eso sí, tocaron en la mítica Sala Rock Ola de Madrid, en dos ocasiones. Su maqueta grabada en 1983 en el estudio Colores de Mejorada del Campo esta accesible en Internet.

Ambas bandas pivotaban en torno a la figura icónica de Javier P. Corcobado, un inquieto tipo nacido en Francfort en 1963, seguidor de la vanguardia alemana liderada por Einstürzende Neubauten y Abwärts).
Mar Otra Vez y la icónica figura de Javier P. Corcobado

Mar Otra Vez se formó tras volver Javier Corcobado de la mili después del verano de 1984. En su primera formación estaban el ex La Fundación, Julián Sánz (bajo, percusión violín) y Javier Rodrigo (guitarra), ambos ya estaban en la última formación de Cuatrocientosveintinüeve Engaños, Andrews Wax (teclados) y Luis Corchado (batería).

Su primera maqueta data de septiembre de 1984. Se grabó en Estudios Edyson e incluía cuatro temas: ‘Jonás’, ‘Una mujer y su puñal’, ‘Muchos dicen que todo se estira’ y ‘Mar Otra Vez’, canción que daría nombre a la banda cuya letra decía: “Mar es como mar y rehúye la quietud y la calma”.
No he olvidado como jugar embarrado/Fiesta del diablo y el cerdo, el debut (1985)

Muy pronto sus contactos, sobre todo los de su mánager y amigo Jesús Rodríguez, les puso en contacto con Alfonso Pérez, director de GASA. Él vio el potencial que tenía la formación y les propuso la grabación de un mini LP en marzo de 1985.

No he olvidado como jugar embarrado/Fiesta del diablo y el cerdo es un disco rompedor incluso a la luz de 2014. Incluía ‘He’, el clásico regrabado del grupo ‘Jonás’ y ‘Curiosos’, y en la Cara B ‘Canción pequeña II’, ‘He matado a mi hermana’ y ‘Ladra’.
‘Canción pequeña II’, no desapareció del repertorio de directo en las siguientes encarnaciones de Javier Corcobado e incluso la regrabó en Corcobator (REFTOS, 1999). Este mini LP se presentó en la galería Moriarty de Madrid con la actuación en directo de Mar Otra Vez y lectura de poema del líder de la banda a cargo de Agatha Ruiz de la Prada. La invitación de este evento la compartió ayer Javier para ilustrar ese relevante anuncio. Curiosamente en ella se mencionaba “habrá vodka a go-go”.

El proyecto nacía con estrella. La banda sonaba en la radió pública, Radio3, actuaba en directo en locales como Espacio P y era una de las enseñas de la cosmopolita capital del país. Pero la personalidad tan variable de Javier Corcobado, no vamos a dar detalles ya conocidos por todos, provocó la disolución de esta primera formación Mar Otra Vez.

By Hipersonica

Es 1984 y Corcobado se ve obligado a cumplir sus obligaciones militares. Y cuando aquella energía parece desvanecerse por absurdo imperativo de la patria, surge la que probablemente fuera la banda más decisiva de aquel rock diferente: MAR OTRA VEZ.

Desde la distancia, Sanz –que actualmente maneja los mismos presupuestos artísticos con su proyecto Erizonte– y Corcobado vuelven a entenderse. Su primer mini-lp (“No he olvidado cómo jugar embarrado / Fiesta del diablo y el cerdo”) fijaba nuevas pautas: se le daba al funk un protagonismo díscolo, con Corcobado al mando de un saxo y de una trompeta que no sabía tocar. Ya había oído hablar de las aventuras nihilistas que habían corrido por el underground neoyorquino cinco años atrás. Se fijó en uno de aquellos secuaces, James Chance, quien había conseguido con su banda, The Contortions, llevar el funk de James Brown a un terreno aún más espasmódico y afilado.

By César Estabiel